Magnolia Ileana Velásquez de Quemé

«Soy empresaria, la segunda de 5 hijas. Soy Licenciada en Administración de Empresas y actualmente Gerente de Labor La Trinidad, centro de eventos campestres al aire libre.»

Incursión laboral y empresarial Mi incursión en el mercado laboral inició al graduarme. Trabajé para varias empresas privadas en el departamento de Quetzaltenango, pero siempre dentro de mi persona estuvo la idea de tener un negocio propio y de no depender tanto de un horario. Fue así como empezamos con mi esposo una importación de semillas para hortalizas. Inicié apoyándolo en nuestra empresa familiar, pero me encontré con que el sector era muy machista. Esta situación que ha sido uno de los mayores retos a los que me he enfrentado, ya que este sistema no permite ver a una mujer lideresa en los diferentes campos; especialmente cuando es una mujer quien ya está al mando o tomando la responsabilidad con ahínco y demostrando que es capaz de hacer las cosas.
Es ahí, cuando decido poner en marcha mi deseo de tener algo propio, donde pudiera trabajar en algo que me gustara. Fue a través del proyecto Labor La Trinidad con la asesoría de INTECAP y la ONG “Ideas para Guatemala” que incursioné como mujer empresaria. Retos, desafíos y estrategias Es indispensable tener un buen enfoque, salir de la zona de confort y aprovechar las nuevas oportunidades que surgen en los momentos de crisis. Atreverse, conocer el potencial y la fuerza que tenemos una vez vencemos el miedo y sobre todo, ser resiliente: si caigo, tengo que salir adelante y tuve que hacerlo. Ya que todas las mujeres somos agentes de cambio. Incentivo la asociatividad para formar cadenas de valor ya que otra mujer puede aportar algo que yo no sé, por lo que puedo aprender. Esto genera una cadena de fortalecimiento para nosotras mismas. Mis aportes como mujer a nivel departamental han sido: • Seguimiento al proyecto de la Guardería Altrusa Eva de Illescas • Fundadora de la Gremial de Mujeres Empresarias de la Cámara de Comercio • Miembro de la Junta Directa del Centro Intercultural y Deportivo -CIDEQ- • Miembro actual de la Comisión Departamental de Turismo -CODETUR- • Programa de programa de apoyo a PYMES de Labor La Trinidad Como mujer, es importante la delegación de actividades para poder participar en actividades familiares con esposo e hijos, aunque a veces no se logre una gran cantidad de tiempo pero que este sea de calidad. Impulso también a las mujeres que se den tiempo para ellas mismas. Nuestro enfoque debe incluir tiempo para nosotras mismas: física, mental y psicológicamente. Actualmente, mi experiencia como presidente del Grupo Gestor de Quetzaltenango, ha sido un reto bastante fuerte que me ha fortalecido mucho y me ha hecho crecer como persona. La trayectoria de 25 años de la Red Nacional de Grupos Gestores ha hecho que me enamore del proyecto, a través de la oportunidad de ayudar y colaborar con otras personas y hacer de este país algo mejor. Dentro de las actividades económicas durante la pandemia, se generó una necesaria reactivación tecnológica y de innovación que me incentivara a nuevas proyecciones y la mejora de servicios, considerando también la responsabilidad social con nuestros empleados. Quiero compartirles el siguiente mensaje a las mujeres para inspirarlas y motivarlas a emprender: Debemos perder el miedo, salir de la zona de confort y realmente enfóquense en el nicho de mercado al que tienen que ir. Gestionen, hagan alianzas y sepan que siempre hay oportunidades para una mujer. He visto todo lo que a través de la asociatividad se puede lograr, tomando en cuenta que a veces uno solo no puede, teniendo un capital pequeño, pero varios capitales unidos y con otras ideas, se pueden hacer las cosas. Hagan alianzas con instituciones que puedan aportar y agregar valor a sus procesos y hagan uso de una fortaleza indispensable: el aprendizaje constante. Finalmente, estoy muy emocionada con la apertura de la oficina de Proyecto CORALI, misma que será de mucho beneficio para las mujeres que tendrán acceso a oportunidades de emprendimiento o desarrollo empresarial con dignidad para ellas y sus hijos a través del servicio de guardería. Todo este proceso es un gran compromiso, pero también un gran aprendizaje. Lo más importante es que se puede hacer, me alegro mucho por todas las mujeres que aprovecharán esta oportunidad que es resultado de la sinergia generada a través de la unión de diversos esfuerzos.