La Magia de Crear

La Magia de Crear

La Magia de Crear

Marcella Diseño a Puntadas, es un emprendimiento que surgió a raíz de la Pandemia.

Lo que comenzó con la dulce intención de obsequiar un peluche elaborado a mano, hoy es un emprendimiento familiar que teje varias sonrisas y genera emociones en el corazón de cada cliente que adopta un Amigurumi.

Marcela Fuentes, fundadora de este emprendimiento, comentó que desde niña junto a sus hermanos aprendieron muchas cosas y entre ellas tejer. Decidieron adentrarse al mundo de los Amigurumis, luego de aprender las técnicas para elaborarlos. Es un emprendimiento junto a su mamá, su hijo que la ayuda con temas de empaque y su sobrina, quien proporciona ideas creativas.

Nos emociona tejer un muñequito porque lleva un pedazo de nuestro corazón, las reacciones de los clientes cuando ven el trabajo terminado nos llenan de satisfacción y es ahí donde no importan las horas que pasamos tejiendo, ni los dolores de espalda.

Mencionó Marcela. 

Nos emociona tejer un muñequito porque lleva un pedazo de nuestro corazón, las reacciones de los clientes cuando ven el trabajo terminado nos llenan de satisfacción y es ahí donde no importan las horas que pasamos tejiendo, ni los dolores de espalda.

Mencionó Marcela. 

Enfoque empresarial

Todo emprendimiento debe proyectarse a corto plazo como una empresa, por ello Coralí impulsa distintos programas con enfoque en desarrollo local.

Tras observar una publicación en redes sociales, sobre un programa de emprendimiento para mujeres impulsado por Corali, Marcela junto a su mamá, decidieron escribir y llenar el formulario para aplicar, posteriormente asistieron a una entrevista y desde entonces han recibido asesorías y participado en los talleres que han contribuido a fortalecer su empresa.

Corali nos ha ayudado un mucho, todo el personal es amable, se identifican con nosotras y nos hacen sentir bienvenidas. Además, nos han apoyado para mejorar procesos administrativos, llevar un registro de ventas, entre otros aspectos. Siempre es importante recibir una opinión desde afuera, porque la perspectiva es diferente.

Puntualizó Marcela.

Corali nos ha ayudado un mucho, todo el personal es amable, se identifican con nosotras y nos hacen sentir bienvenidas. Además, nos han apoyado para mejorar procesos administrativos, llevar un registro de ventas, entre otros aspectos. Siempre es importante recibir una opinión desde afuera, porque la perspectiva es diferente.

Puntualizó Marcela.

Añadió, que aún con miedo hay que intentar y creer en el éxito de nuestro emprendimiento, que los pensamientos negativos no opaquen los deseos de sobresalir como empresa.

El Centro de Recursos Empresariales Corali es ejecutado en Guatemala por la Red Nacional de Grupos Gestores, con el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos y CIPE. 

El malabarismo de emprender y ser mamá

El malabarismo de emprender y ser mamá

El malabarismo de emprender y ser mamá

El lugar mágico donde se generan los sentimientos más extraordinarios que un ser humano pueda sentir es el corazón de una madre, quien, no importando las adversidades, siempre será la protagonista de buscar la felicidad de sus hijos. 

La historia de Celeste Calderón, una mujer que siempre tiene una sonrisa para enfrentar la vida y amor para plasmarlo en su emprendimiento “Corazón de José”, nombre inspirado en su hijo, es una historia en la que muchas mamás se sentirán identificadas, porque se fusiona el emprender un negocio con la bella tarea de ser madres.

Mi producto está enfocado en niños, porque no les provoca hiperactividad, sino que les aporta vitaminas; también en personas que llevan una vida baja en grasas. Además, utilizo la cáscara del cacao para preparar té, debido a que contiene vitamina B6 y antioxidantes.

Expresó Celeste. 

Mi producto está enfocado en niños, porque no les provoca hiperactividad, sino que les aporta vitaminas; también en personas que llevan una vida baja en grasas. Además, utilizo la cáscara del cacao para preparar té, debido a que contiene vitamina B6 y antioxidantes.

Expresó Celeste. 

Este emprendimiento dulce y delicioso, como lo es el chocolate artesanal, comenzó hace cuatro años y una de sus motivaciones fue su hijo José, un hijo cariñoso y sonriente que, por azares del destino, nació con discapacidad. 

Una experiencia que marcó el inicio de esta aventura gastronómica fue que, mientras Celeste junto a su mamá preparaban el dulce de cacao, ella le dio a probar a su hijo José, quien disfrutaba comerlo, pero no le agradaba la textura.

A raíz de esa experiencia, Celeste pensó en crear distintas figuras de chocolate y salirse de lo tradicional, además de preparar recetas bajas en azúcar y endulzantes naturales, para que su hijo disfrutara del chocolate sin que le hiciera daño. 

Como una madre que busca el bienestar de su hijo

El objetivo principal de Celeste es ofrecer un producto que no ocasione daños a la salud de los niños que enfrentan discapacidad, para que puedan degustarlo y sentir el sabor delicioso del chocolate. 

Todo lo que hacemos con el corazón tendrá sus frutos; no debemos detenernos, al contrario, tenemos que hacer algo diferente y conocer los gustos del cliente para ofrecer un producto que lo llene de satisfacción.

Puntualizó Celeste.

Todo lo que hacemos con el corazón tendrá sus frutos; no debemos detenernos, al contrario, tenemos que hacer algo diferente y conocer los gustos del cliente para ofrecer un producto que lo llene de satisfacción.

Puntualizó Celeste.

Celeste inició su experiencia en Corali desde el programa “Emprende Mujer”, donde desarrolló su primer modelo de negocio, una marca y las primeras ideas de comercialización de sus productos hasta lograr lanzarlo al mercado.

Pero su camino por Corali no se detuvo allí; continuó en el programa “Smash Mentoring” donde, a partir de mentorías, afinó el packaging de los productos y logró ubicar sus productos en tres puntos de distribución. Hoy, Celeste ha hecho realidad el sueño del emprendimiento y no permitió que las circunstancias definieran su futuro.

El Centro de Recursos Empresariales Corali es ejecutado en Guatemala por la Red Nacional de Grupos Gestores, con el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos y CIPE. 

Es hora de salir de la zona de Confort

Es hora de salir de la zona de Confort

Freskita es una empresa de elaboración y distribución de refrescos naturales creada por Arlyng Escobar, una mujer creativa, multifacética y visionaria.

“No quería que mi hija consumiera gaseosas, por eso me dedicaba a preparar bebidas naturales para la refacción de la escuela; a sus compañeros les gustaban los refrescos y pensé que podría convertirse en un emprendimiento”, explicó Arlyng.

Después de madurar la idea, Arlyng comenzó a vender su producto en el restaurante de su hermano, en iglesias y en un negocio de Quetzaltenango. Arlyng explicó que trabajó para una empresa privada durante cinco años, pero sentía que trabajaba por obligación, no se sentía motivada. Desde siempre ha sentido pasión por la cocina y tener un negocio propio ha sido la mejor decisión que ha tomado desde entonces, pues no existe motivación y alegría más grande que trabajar por algo propio.

“El primer paso para emprender es dejar los dones y talentos en las manos de Dios, creer en nosotras y abrir el camino a lo que nos apasiona. Tener un trabajo fijo es una zona de confort porque es un ingreso seguro”, agregó Arlyng.

MAGIA CORALI

Arlyng cuenta que casualmente observó en redes sociales la convocatoria del programa Emprende Mujer, aplicó y recibió una llamada en la que le indicaron que había sido aceptada. “El conocimiento que adquirí en Corali me dio seguridad y me proporcionaron herramientas que me ayudaron a gestionar mi negocio, me motivaron, además recibí asesoría empresarial y asistencia técnica para diseñar las etiquetas de Freskita.”

“En una ocasión quise tirar la toalla porque comencé a notar a la competencia, pero al hablar con mi asesora María Fernanda Gómez, comprendí que mi producto se diferenciaba por la calidad y hasta el momento he mantenido la promesa a mis clientes”, agregó Arlyng.

La creatividad y persistencia de Arlyng provocaron que Freskita se convirtiera en la marca matriz, la cual ha dado paso a otros productos como aderezos y semillas.

Con su historia, Arlyng nos demuestra la importancia de creer en nosotras mismas, nuestros dones y talentos, pero, sobre todo, ser ejemplo que salir de la zona de confort de lucha por nuestros sueños, para las futuras generaciones.

El centro de recursos empresariales Corali, es ejecutado en Guatemala por la Red Nacional de Grupos Gestores, con el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos y CIPE.

Una Empresa Con Propósito 

Una Empresa Con Propósito 

En una niña que jugaba a vender cremas y pesar objetos en una balanza nació el espíritu emprendedor de Gilda Lucrecia de León López, quien recientemente cumplió 17 años de tener una empresa que se dedica al bienestar de las personas.  

Durante su adolescencia tener una empresa persistía como uno de sus sueños; el primero de sus emprendimientos fue una venta de ropa en el cual se asoció con una amiga, sin embargo, Gilda sabía que formarse también era importante, por ello decidió continuar con sus estudios universitarios para graduarse de Auditora.  

Al finalizar su carrera, comenzó a trabajar en distintas instituciones hasta que asesoró a una empresa que era administrada por tres mujeres visionarias que en aquel entonces soñaban con ofrecer un servicio de bienestar a los clientes, tiempo después decidieron venderla y fue la oportunidad de comenzar un negocio propio para Gilda.  

“Galilea” es el nombre del mar y representa mucho para mí, porque me dio paz, convicción e inspiró a emprender, por ello decidí otorgarle este nombre al Spa y Salón, que es una empresa con propósito, comentó Gilda.  

Agregó, que más allá de la rentabilidad de su empresa, uno de sus objetivos era hacer algo diferente, por ello pensó que a través del spa y salón sus clientes podrían gozar de salud integral. Muchos clientes han comentado que sienten paz al entrar a Galilea, eso cumple con el propósito de hacerlos sentir como en casa explicó. 

Dios pone los sueños en nuestro corazón y nos da las herramientas para cumplirlos, he asesorado a otras empresas y he percibido que dan más valor a lo económico y no al ser humano; al iniciar sentí que mi empresa era superficial, pero luego pensé que a través nuestro servicio transformaríamos vidas apoyando la autoestima de los clientes y por ende el amor propio, añadió.  

EL DON DE ENSEÑAR 

Gilda compartió que uno de sus sueños es ayudar a mujeres empresarias en cuanto a formación en costos de los productos o servicios que ofrecen para que su emprendimiento sea rentable. Considera que la educación es muy importante y por ello admira y valora el trabajo que realiza CORALI, al proveer de herramientas y formación técnica a mujeres, porque muchas olvidan que el éxito de una empresa también radica en dominar el área administrativa.  

En algún momento sintió que Dios le había provisto del don de enseñar para dejar un legado, se sentía feliz de capacitar a sus colaboradoras, algunas de ellas crearon su propio salón y Gilda también las apoyó proporcionándoles productos.  

“Tener una empresa no es fácil, existen momentos en los que he querido derrumbarme, pero en las dificultades uno se vuelve creativo sí aprende a verlas de manera positiva. Creo en mis sueños porque Dios los pone en mi corazón y me da las herramientas para lograrlos, tengo fe y soy perseverante”, expresó Gilda. 

Resaltó que su mamá le enseñó a soñar en grande y su papá a tener disciplina y nunca dejar de estudiar. Además, gracias al apoyo de sus dos hijas, se ha actualizado en temas Tecnológicos y de Marketing Digital, para innovar en su empresa. 

A sus 57 años, Gilda es una mujer que nos inspira a visualizar que la realidad que vivimos puede convertirse en nuestro sueño más grande y anhelado, pero debemos materializarlo, creer y declarar que será exitoso.  

El centro de recursos empresariales Corali, es ejecutado en Guatemala por la Red Nacional de Grupos Gestores, con el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos y CIPE. 

El éxito del “Yo puedo”

El éxito del “Yo puedo”

Las dificultades nos sacuden y cambian la vida, pero nos dan la oportunidad de reafirmarnos y esforzarnos para lograr cosas asombrosas.

Actualmente las mujeres tienen más consciencia de la gran labor que desarrollan en esta sociedad con el hecho de ser y sentirse productivas, por ello fomentar el desarrollo local en ellas, es el objetivo primordial de los programas impulsados por Corali.

A sus 41 años, María Fernanda Tucux Cotí, es una mujer llena de gratitud, creatividad y espiritualidad, con su historia nos inspira a ser valientes y luchar por nuestros ideales. Siendo madre soltera de dos hijos, es dueña de su tiempo dirigiendo más de tres emprendimientos, los cuales están enfocados en ofrecer calidad.

Tras estudiar varios años arquitectura, María Fernanda percibe que la carrera no tenía afinidad con sus gustos, pues quería enfocarse al diseño de interiores ya que desde siempre le apasiona el arte de la belleza de las cosas, es decir, la estética.

Al convertirse en mamá, María Fernanda pensó que Arquitectura era una carrera cara que no podía continuar pagando pues debía priorizar gastos y generar ingresos; al no tener empleo pensó a qué dedicarse y recordó que su abuelita quien ya falleció vendía antojitos, el cual era un negocio rentable, decidió retomarlo para transformarlo de un negocio familiar a empresarial.

Gracias a la creatividad, disciplina y sobre todo perseverancia de María Fernanda, hoy Delicadezas Quetzaltecas es una empresa que ha funcionado por más de diez años ofreciendo comida en Quetzaltenango y también Guatemala, que inclusive en tiempo de pandemia su éxito fue mayor por la implementación del servicio a domicilio

Dejar el miedo atrás

No quería esperar y solo ver pasar a los demás triunfando, pues conocí personas que caían en baches y aun así sobresalían porque se quitaban los miedos, entonces pensé: “Yo también puedo”, además quiero dejar un buen ejemplo a mis hijos, porque mientras estamos vivos debemos continuar luchando y pienso hacerlo hasta mi último aliento expresó María Fernanda.

Gracias a los consejos de una amiga y su espíritu emprendedor, María Fernanda decide continuar estudiando, otra de sus pasiones es el buen vestir, por ello decide optar por cursos relacionados con Asesoría de Imagen, actualmente estudia el técnico para continuar con la licenciatura.

Producto de sus estudios nace otro de sus emprendimientos: Luxology, estudio de asesoría de imagen, dedicado a mujeres, niños, adolescentes y jóvenes a quienes no solo asesora en imagen, sino también modales y etiqueta.

Continuando en la línea del buen vestir, María Fernanda también decide crear su empresa de venta de ropa de segunda mano llamada: Ropa Cara, que consiste en visitar en casa o trabajo a sus clientas, para ofrecer ropa de calidad y con ello darle una segunda vida a las prendas, buscando crear conciencia del daño al planeta y en ocasiones la explotación del recurso humano que provoca la confección de prendas, además de pensar en la economía de sus clientes ayudándoles a crear un clóset básico a bajo costo

Por último, pero no menos importante, en conjunto con su familia reciben huéspedes en su casa bajo el lema de hacerlos sentir como en el hogar.

Educarnos para impulsar el vuelo

Cuando sentimos que no podemos más, debemos buscar mejorar nuestra espiritualidad, buscar más a Dios, pensar siempre de forma positiva y saber que cada adversidad es una oportunidad o un trampolín que nos llevan a otro lugar. Porque no podemos conocer la felicidad sino sabemos qué es la tristeza comentó María Fernanda.

Añadió, que ha participado en varios cursos para emprendedores, como la formación y herramientas que brinda Corali, las cuales han contribuido a mejorar aspectos en sus emprendimientos. También es fundamental cultivar la salud mental para mejorar la seguridad en sí mismas, por ello es importante asistir y escuchar charlas como las que se han impartido en el grupo de apoyo Activamente de corali.

Trabajemos en nuestra imagen porque eso nos empodera y es un reflejo de nuestro interior, dejemos de auto sabotearnos y especialmente las madres solteras deben saber que el esfuerzo que están haciendo ahora es mínimo para toda la recompensa que van a recibir, porque realmente vale la pena. Dejemos de ver el pasado con tristeza y vivamos el presente con alegría, nunca nos demos por vencidas, concluyó María Fernanda.