El malabarismo de emprender y ser mamá

El lugar mágico donde se generan los sentimientos más extraordinarios que un ser humano pueda sentir es el corazón de una madre, quien, no importando las adversidades, siempre será la protagonista de buscar la felicidad de sus hijos. 

La historia de Celeste Calderón, una mujer que siempre tiene una sonrisa para enfrentar la vida y amor para plasmarlo en su emprendimiento “Corazón de José”, nombre inspirado en su hijo, es una historia en la que muchas mamás se sentirán identificadas, porque se fusiona el emprender un negocio con la bella tarea de ser madres.

Mi producto está enfocado en niños, porque no les provoca hiperactividad, sino que les aporta vitaminas; también en personas que llevan una vida baja en grasas. Además, utilizo la cáscara del cacao para preparar té, debido a que contiene vitamina B6 y antioxidantes.

Expresó Celeste. 

Mi producto está enfocado en niños, porque no les provoca hiperactividad, sino que les aporta vitaminas; también en personas que llevan una vida baja en grasas. Además, utilizo la cáscara del cacao para preparar té, debido a que contiene vitamina B6 y antioxidantes.

Expresó Celeste. 

Este emprendimiento dulce y delicioso, como lo es el chocolate artesanal, comenzó hace cuatro años y una de sus motivaciones fue su hijo José, un hijo cariñoso y sonriente que, por azares del destino, nació con discapacidad. 

Una experiencia que marcó el inicio de esta aventura gastronómica fue que, mientras Celeste junto a su mamá preparaban el dulce de cacao, ella le dio a probar a su hijo José, quien disfrutaba comerlo, pero no le agradaba la textura.

A raíz de esa experiencia, Celeste pensó en crear distintas figuras de chocolate y salirse de lo tradicional, además de preparar recetas bajas en azúcar y endulzantes naturales, para que su hijo disfrutara del chocolate sin que le hiciera daño. 

Como una madre que busca el bienestar de su hijo

El objetivo principal de Celeste es ofrecer un producto que no ocasione daños a la salud de los niños que enfrentan discapacidad, para que puedan degustarlo y sentir el sabor delicioso del chocolate. 

Todo lo que hacemos con el corazón tendrá sus frutos; no debemos detenernos, al contrario, tenemos que hacer algo diferente y conocer los gustos del cliente para ofrecer un producto que lo llene de satisfacción.

Puntualizó Celeste.

Todo lo que hacemos con el corazón tendrá sus frutos; no debemos detenernos, al contrario, tenemos que hacer algo diferente y conocer los gustos del cliente para ofrecer un producto que lo llene de satisfacción.

Puntualizó Celeste.

Celeste inició su experiencia en Corali desde el programa “Emprende Mujer”, donde desarrolló su primer modelo de negocio, una marca y las primeras ideas de comercialización de sus productos hasta lograr lanzarlo al mercado.

Pero su camino por Corali no se detuvo allí; continuó en el programa “Smash Mentoring” donde, a partir de mentorías, afinó el packaging de los productos y logró ubicar sus productos en tres puntos de distribución. Hoy, Celeste ha hecho realidad el sueño del emprendimiento y no permitió que las circunstancias definieran su futuro.

El Centro de Recursos Empresariales Corali es ejecutado en Guatemala por la Red Nacional de Grupos Gestores, con el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos y CIPE.