Freskita es una empresa de elaboración y distribución de refrescos naturales creada por Arlyng Escobar, una mujer creativa, multifacética y visionaria.

“No quería que mi hija consumiera gaseosas, por eso me dedicaba a preparar bebidas naturales para la refacción de la escuela; a sus compañeros les gustaban los refrescos y pensé que podría convertirse en un emprendimiento”, explicó Arlyng.

Después de madurar la idea, Arlyng comenzó a vender su producto en el restaurante de su hermano, en iglesias y en un negocio de Quetzaltenango. Arlyng explicó que trabajó para una empresa privada durante cinco años, pero sentía que trabajaba por obligación, no se sentía motivada. Desde siempre ha sentido pasión por la cocina y tener un negocio propio ha sido la mejor decisión que ha tomado desde entonces, pues no existe motivación y alegría más grande que trabajar por algo propio.

“El primer paso para emprender es dejar los dones y talentos en las manos de Dios, creer en nosotras y abrir el camino a lo que nos apasiona. Tener un trabajo fijo es una zona de confort porque es un ingreso seguro”, agregó Arlyng.

MAGIA CORALI

Arlyng cuenta que casualmente observó en redes sociales la convocatoria del programa Emprende Mujer, aplicó y recibió una llamada en la que le indicaron que había sido aceptada. “El conocimiento que adquirí en Corali me dio seguridad y me proporcionaron herramientas que me ayudaron a gestionar mi negocio, me motivaron, además recibí asesoría empresarial y asistencia técnica para diseñar las etiquetas de Freskita.”

“En una ocasión quise tirar la toalla porque comencé a notar a la competencia, pero al hablar con mi asesora María Fernanda Gómez, comprendí que mi producto se diferenciaba por la calidad y hasta el momento he mantenido la promesa a mis clientes”, agregó Arlyng.

La creatividad y persistencia de Arlyng provocaron que Freskita se convirtiera en la marca matriz, la cual ha dado paso a otros productos como aderezos y semillas.

Con su historia, Arlyng nos demuestra la importancia de creer en nosotras mismas, nuestros dones y talentos, pero, sobre todo, ser ejemplo que salir de la zona de confort de lucha por nuestros sueños, para las futuras generaciones.

El centro de recursos empresariales Corali, es ejecutado en Guatemala por la Red Nacional de Grupos Gestores, con el apoyo del Departamento de Estado de Estados Unidos y CIPE.